Asesinó a su esposa y luego se suicidó

Momento en que trasladaron los cadáveres (Foto: Alexander Viloria)

Momento en que trasladaron los cadáveres (Foto: Alexander Viloria)

Un hecho de sangre se suscitó en la población de Monay durante la madrugada de este miércoles 4 de septiembre. Un hombre sostuvo una discusión con su pareja, sacó una escopeta y le disparó en la cabeza, luego utilizó la misma arma para suicidarse

Por Redacción / Es Urgente

Impactada está la comunidad de Monay, en el municipio Pampán, tras enterarse del homicidio de una docente que fue asesinada de manera despiadada por su esposo en el interior de su vivienda la madrugada de este miércoles 4 de septiembre.

El hecho ocurrió específicamente en “Llanos de Monay” aproximadamente a las 2 a.m. cuando la pareja sostuvo una acalorada discusión y en medio de varios gritos que iban y venían, el hombre tomó una escopeta y le disparó a la mujer.

Vecinos del sector se alarmaron al escuchar la detonación y dieron parte a las autoridades. Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) se trasladó hasta el sitio y al ingresar a la morada se encontró con el cuerpo de la dama ensangrentada producto de un impacto de bala en la cabeza.

Sus identidades

La fémina respondía al nombre Yolimar Vitora Vásquez, de 39 años de edad, titular de la C.I. 19.926.227, quien se desempeñaba como educadora. Su homicida fue identificado como Roberto Enrique Montilla Canelones, de 45 años, titular de la C.I. 11.612.244, trabajaba como obrero en un plantel educativo. Al momento que llegaron los detectives del Cicpc, Montilla no se encontraba en lugar de los hechos, pues tras perpetrar el crimen, huyó y se refugió en la casa materna, ubicada en el sector San Benito de Monay.

La conciencia del victimario no estaba tranquila, sabía que había matado a su compañera sentimental, con quien compartió tanto a lo largo de su vida. De pronto, sonó un tiro en la parte trasera de la viviendala madre de Roberto Montilla salió a ver lo que ocurría y encontró a su hijo tirado en el suelo en medio de un charco de sangre y a su lado estaba la escopeta, marca Ruger, calibre 16 milímetros. Los cuerpos fueron trasladados a la morgue del Hospital Universitario Pedro Emilio Carrillo, de Valera, para la autopsia correspondiente.


🗣 ¿Quieres opinar o leer los comentarios acerca de esta noticia? Clic aquí 📝

...versión ligera...