Desolación e incertidumbre reflejan las escuelas en el estado Trujillo

Algunos docentes alegan que más del 5% de los niños que estudiaron el período pasado todavía no han sido inscritos (Foto: Referencial / Crónica Uno)

Algunos docentes alegan que más del 5% de los niños que estudiaron el período pasado todavía no han sido inscritos (Foto: Referencial / Crónica Uno)

El regreso a clases de este nuevo año escolar venezolano ha sido uno de los más desolados que se ha visto, es que las diferentes problemáticas registradas en el país influyen fuertemente en los niños para asistir a los colegios y en sus padres para llevarlos e incluso inscribirlos

Vicmara Godoy E/C / Es Urgente

En el marco del inicio del año escolar 2019-2020, la desolación e incertidumbre predominan en las instituciones trujillanas. El bullicio y algarabía aún no están presentes, los rostros de los pocos asistentes dista de lo alentador.

“El primer día de clases vinieron 3 niños, el segundo dos, no me quiero imaginar los demás días de esta semana. Hay una situación económica bastante complicada, hay niños que aún no tienen ni un cuaderno para estudiar, menos comida para su desayuno o merienda”, opina una docente en Valera, quien quiso guardar su anonimato por seguridad.

Ante la crisis nacional son menos los niños que están asistiendo a recibir clases, sin duda la falta de comida, útiles, uniformes, calzado hasta dinero en efectivo para trasladarse desde sus hogares a los recintos y viceversa influyen, factores que por cierto incrementan la desmotivación.

Realidad familiar y escolar

María Parra, profesora de tercer grado en una escuela ubicada en San Rafael de Carvajal, asegura que más del 5% de los niños que estudiaron el período pasado todavía no han sido inscritos y, por ende, es de suponer que no seguirán formándose o por lo menos por ahora”.

La realidad venezolana ha trastocado los procesos de aprendizaje e interés del alumnado por avanzar e instruirse, lo cual se evidencia desde hace meses cuando un significativo número de niños y adolescentes comenzó a abandonar los salones de clases por dedicarse a trabajar.

Al respecto Parra comenta que “es triste saber que muchos niños están dejando de estudiar por trabajar o simplemente para estar en sus casas y quizás los padres quieren que prosigan las clases, pero se les hace imposible comprarles un par de zapatos, un cuaderno, darle para la merienda y entonces deciden que es preferible que se queden en casa o laboren desde muy temprana edad, peor aún, que salgan a la calle a pedir dinero”.

También puedes leer:
Sin miedo, maestros siguen en las calles por reivindicaciones socioeconómicas
Distribuirán uniformes, morrales y útiles escolares de forma gratuita en Trujillo
Rehabilitan 49 escuelas en Trujillo

Gastos por doquier

Aunque el gobierno de Nicolás Maduro anunciara la asignación de un bono de retribución económica de regreso a clases por 50.000 bolívares, a quienes tuvieran el carné de la patria, los padres advierten que eso nos les alcanza, puesto que cubrir la totalidad de los insumos requeridos sobrepasa más de 60 sueldos mínimos.

“Llevo dos semanas comprándole poco a poco los útiles a mi hijo porque lamentablemente no puedo hacerlo de una sola vez, todo está caro y se me hace imposible. Tengo solo un hijo de seis años y aunque mi esposo y yo trabajamos, se nos hace muy difícil adquirir los útiles y uniformes que el niño necesita”, expresa Eliana Ramírez, representante de un estudiante de la Escuela Bolivariana “Eloisa Fonseca”, en el municipio Valera.

Algunos padres y representantes han optado por reciclar los cuadernos; con las hojas restantes de las libretas del año pasado crean nuevas, la intención es cubrir una necesidad y solventar mientras tanto.

Alimentación: una preocupación constante

Otra preocupación es que los alimentos no llegan con frecuencia a los colegios o al menos no a todos. Nicolás Maduro en cadena nacional dijo que las escuelas serían dotadas de proteínas e insumos para el Programa de Alimentación Escolar (PAE), sin embargo no se cumple a cabalidad.

Una madre procesadora de alimentos en un plantel carvajalense afirma que siempre las primeras semanas llegan los alimentos para hacer la comida, pero luego las dotaciones son menores. “No llega mucha comida a las escuelas, a veces hay que sacar temprano a los niños para que vayan a comer a sus casas“, indica.

Migración profesoral

Muchos profesores han dejado su cargo para irse a buscar mejores condiciones en otros países, generando así un problema mayor porque las escuelas se quedan sin el personal calificado para formar a las nuevas generaciones. Uno de los alegatos más válidos es el paupérrimo salario recibido.

“Quienes seguimos trabajando en las escuelas es porque nos gusta, hay otros que continúan porque aparte de ser educadores tienen otro trabajo que les ayuda a cubrir sus necesidades. La mayoría de mis colegas se han ido del país; nuestro sueldo es el peor del mundo y el gobierno se niega a aumentarnos”, señala una profesora de la U.E “Salomón Briceño Gabaldón”, situada en Las Mesetas De Chimpire, municipio San Rafael de Carvajal.


🗣 ¿Quieres opinar o leer los comentarios acerca de esta noticia? Clic aquí 📝

...versión ligera...